UA-115521513-1

Bienestar femenino gana cada vez más espacio en los consultorios y una nueva aliada: la tecnología.


La moda de las nuevas posibilidades de cuidado de la vagina, un tema que ya no es tabú para ganar protagonismo en las clínicas ginecológicas. La discreción para hablar de ello se ha vuelto, ya que estar bien consigo misma y con su cuerpo es un requisito previo básico de la mujer moderna.

La búsqueda de tratamientos para rejuvenecer las partes íntimas ya existe hace algunos años - "mejorar la autoestima a través de la satisfacción sexual es tiro y caída", muchas garantizan -, pero el tema gana frescor gracias a las nuevas herramientas preventivas buscadas por mujeres de todas las edades . Los ginecólogos abiertos al nuevo buscan recursos para cuidar de la salud íntima como un todo, tratando tanto disfunciones fisiológicas como estéticas, que a lo largo del tiempo interfieren en el bienestar y satisfacción sexual de la mujer. 




La región íntima sufre con los efectos del tiempo: la vulva envejece, la elasticidad de la piel disminuye y oscurece. La mucosa vaginal está revestida por una capa de tejido de pliegue que controla la humedad natural para autolimpieza y mantenimiento del pH. Esta textura, que es espesa y carnosa en la juventud, atenúa a lo largo de la vida.


Después de los 25 años estos pliegues progresivamente pierden su formato rugoso, volviéndose más lisos y finos, lo que causa cambios en la lubricación y sensibilidad del área. En el cuello uterino también existen glándulas cervicales que sirven para lubricar y humidificar la vulva, principalmente durante el sexo. Sin embargo, cuando la mujer no tiene la vida sexual muy activa, la región no está adecuadamente lubricada, lo que puede llevar a la atrofia vaginal. Es ahí donde los tratamientos entran en acción.


Los procedimientos quirúrgicos exitosos, como la labioplastia, para reducir la hipertrofia de los pequeños labios, hechos en el hospital, con anestesia local, abren espacio para opciones menos incisivas y de última generación. En este escenario, en el que la medicina juega a favor de las mujeres la oportunidad para rejuvenecer la zona genital de forma segura, indolora y no invasiva, destacando la Enygma equipo que estimula una respuesta regenerativa de tejidos en la zona íntima femenina, llevado a Brasil por Body Health.



Lo que hace de él queridito es su exclusiva tecnología X-Orbital, que promete resultados instantáneos sin dolor o incomodidad y sin demandar procedimientos quirúrgicos, cuidando la parte estética y funcional. La experiencia ocurre por medio de radiofrecuencia con acción 360º capaz de mejorar en el acto cuadros como atrofia, sequedad vaginal, sensaciones de picazón y molestias en el acto sexual. El calentamiento interno controlado que el aparato genera promueve un efecto de apriete que estimula la síntesis de nuevas fibras de colágeno, la oxigenación y el metabolismo celular. Además de una mejora inmediata en la sensibilidad y la lubricación, la terapia actúa también en el diseño de la vulva y la elasticidad vaginal, recuperando el tono muscular. La estética queda a cargo de la puntera pensada exclusivamente para el rejuvenecimiento de los grandes y pequeños labios y de la capucha clitoriana, que por consiguiente tiene la sensibilidad aumentada.

Cada sesión dura, en promedio, de 8 a 20 minutos y el número indicado varía de cuatro a ocho, dependiendo del objetivo del tratamiento. Los resultados son visibles desde la primera sesión y no hay necesidad de interrupción de las actividades cotidianas.



 El procedimiento debe ser aplicado y acompañado por ginecólogos y es totalmente seguro, gracias a los arcos de radiofrecuencia entre los polos del cabezal, con el objetivo de generar más energía al tejido, sin riesgo de quemadura.

En los días siguientes a la experiencia, la retroalimentación que se espera son mujeres plenas con el resultado, sin la preocupación de encajar en patrones de belleza.


10 vistas
  • Facebook
  • Instagram
  • Icono-BLOG_web
  • Youtube
  • noticias_web

VISITAS A LA​ PÁGINA: