UA-115521513-1

ALIMENTOS QUE PUEDEN CAUSAR O AGRAVAR EL CÁNCER

El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo. Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana (OMS).

Cifras importantes

El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo; en 2015, ocasionó 8,8 millones de defunciones. Se prevé que el número de nuevos casos aumente aproximadamente en un 70% en los próximos 20 años.

Alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se debe a los cinco principales factores de riesgo conductuales y dietéticos:

  • Índice de masa corporal elevado.

  • Ingesta reducida de frutas y verduras.

  • Falta de actividad física.

  • Consumo de tabaco.

  • Consumo de alcohol.

Los cinco tipos de cáncer que causan un mayor número de fallecimientos son los siguientes:

  • Pulmonar (1,69 millones de defunciones)

  • Hepático (788 000 defunciones)

  • Colorrectal (774 000 defunciones)

  • Gástrico (754 000 defunciones)

  • Mamario (571 000 defunciones)

Ahora hablemos de los alimentos y sustancias que son de los principales causantes de la producción de células cancerosas.

Los transgénicos. Son organismos genéticamente modificados (GMO por sus siglas en inglés), más conocidos como “transgénicos” provocan muchas enfermedades en nuestro organismo, entre ellas, la más frecuente es el cáncer. Los productos químicos que se usan para su cultivo causan tumores. El problema es que los transgénicos están disimulados en todas partes. En la mayoría de los alimentos de soja, maíz o canola (y derivados).

Carnes procesadas. Todos los productos cárnicos como: embutidos, mortadela, jamonilla, tocino, salchichas o entremeses demasiado salados o ahumados, ya que contienen químicos para que luzcan frescos y apetitosos. Al contener nitrito y nitrato de sodio aumentan significativamente el riesgo de cáncer principalmente de colon.

Refrescos regulares o de dieta. Esto se debe a que contienen grandes cantidades de azúcar, productos químicos, colorantes y aditivos. Los refrescos acidifican el organismo y alimentan a las células cancerosas. En el caso de las opciones bajas calorías, son todavía más peligrosas, ya que cuentan con aspartamo, un edulcorante artificial que trae como consecuencia varias enfermedades, entre ellos cáncer y defectos congénitos. El químico que les da el color caramelo y su derivado 4-MI también han sido específicamente ligados a causar cáncer.

Harinas blancas refinadas. Un estudio publicado en el Cancer Epidemiology, Mile Markers y Prevention reveló que el consumo regular de carbohidratos refinados causa un 220% de aumento en riesgo del cáncer del seno. Los alimentos de alto índice glicémico suben los niveles de glucosa rápidamente, alimentando directamente el crecimiento y difusión de las células cancerosas en el cuerpo.

Azúcares refinadas. Los endulzantes ricos en fructosa son más peligrosos porque hacen que las células cancerosas se metabolicen rápidamente y facilitan su proliferación . Las galletas, bizcochos, sodas, jugos, salsas, cereales dulces y muchos alimentos populares, mayormente procesados, están cargados de Jarabe de maíz alta en fructosa (HFCS) y otras azúcares refinadas. Eso explica por qué la incidencia de cáncer está tan alta.

Palomitas de microondas. Las fundas de palomitas de microondas están forradas de químicos vinculados a la infertilidad, cáncer de hígado, testicular y pancreático. La Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) reconoce que el ácido perfluorooctanoico (PFOA) utilizado en las bolsas, además el químico diacetilo utilizado para darle ese sabor a mantequilla que al combinarlo con calor libera vapores causantes de enfermedad pulmonar y cáncer.

Aceites hidrogenados. Se usan para preservar alimentos procesados y estabilizar su vida de anaquel. Los aceites hidrogenados alteran la estructura y la flexibilidad de las membranas celulares en todo el cuerpo.

Alimentos enlatados. El forro de la mayoría de los alimentos enlatados contiene BPA (Bisfenol A) un químico que actúa como estrógeno e interrumpe la actividad hormonal en el cuerpo. Se les vincula a enfermedades cardiacas, daño intestinal, infertilidad y otros problemas del sistema reproductor. Los tomates enlatados son más peligrosos porque su alta acidez causa que el BPA se penetre en la salsa.

Es importante que nuestra alimentación está basada en alimentos naturales y libres de pesticidas, en nuestro siguiente tema hablaremos de los alimentos que nos ayudan a evitar el desarrollo del cáncer.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook
  • Instagram
  • Icono-BLOG_web
  • Youtube
  • noticias_web

VISITAS A LA​ PÁGINA: