UA-115521513-1

September 16, 2020

July 14, 2020

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

DIABETES MELLITUS

May 29, 2018

El crecimiento en el índice de sobre peso y obesidad en personas adultas es una importante preocupación para la salud pública. La obesidad es un factor de riesgo por los numerosos problemas de salud que representa como la hipertensión, colesterol, diabetes, enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios (asma), enfermedades musculo esqueléticas (artritis) y algunos tipos de cáncer.

Hoy hablaremos de lo que es la diabetes mellitus, clasificaciones y complicaciones.

 

¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

 

Diabetes tipo 1: enfermedad autoinmune, la cual se caracteriza por la destrucción de los islotes de lagerhans, por lo tanto, no hay producción de insulina y se requiere de administración diaria de esta hormona. Actualmente no contamos con conocimientos para poder prevenirla.

Sus síntomas consisten, entre otros, en excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante (polifagia), pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio. Estos síntomas pueden aparecer de forma súbita.

 

Diabetes tipo 2: Este tipo de diabetes se produce por un defecto en la respuesta de los tejidos hacia la insulina, es decir, la producción de insulina esta normal pero los receptores para esta hormona son insuficientes por lo tanto no se logra el almacenamiento de la glucosa, esta diabetes es producida principalmente en pacientes sedentarios con sobrepeso y obesidad.

Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes de tipo 1, pero a menudo menos intensos. En consecuencia, la enfermedad puede diagnosticarse solo cuando ya tiene varios años de evolución y han aparecido complicaciones.

Hasta hace poco, este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, pero en la actualidad también se está manifestando en niños.

 

Diabetes Gestacional: también se caracteriza por una intolerancia a la glucosa, pero esta es detectada en el embarazo.

 

La diabetes mellitus es una de las enfermedades con mayor impacto sociosanitario, no sólo por su elevada frecuencia, sino, sobre todo, por las consecuencias de las complicaciones crónicas que implica esta enfermedad el importante papel que desempeña como factor de riesgo de aterosclerosis1,2 y de patología cardiovascular como la dislipidemia, la hipertensión y factores protrombóticos. La frecuente asociación en un mismo individuo de estos factores de riesgo es lo que se denomina el síndrome metabólico.

 

Complicaciones no cardiovasculares

La prevalencia de las distintas complicaciones no cardiovasculares varía en función del tipo de diabetes, tiempo de evolución y grado de control metabólico. Se estima que un 32% de los diabéticos presenta retinopatía, un 25% neuropatía y un 23% nefropatía.

 

La retinopatía diabética afecta entre el 15 y el 50% de los pacientes con diabetes tipo 2, y alrededor del 10% presenta retinopatía proliferativa. A largo plazo, todos los pacientes con diabetes tipo 1 y el 60% de los pacientes con diabetes tipo 2 presentarán retinopatía diabética. La diabetes aumenta en 20 veces el riesgo de pérdida de visión y, en realidad, una cuarta parte de los casos de ceguera se deben a la existencia de retinopatía diabética.

 

Prevención

Se ha demostrado que medidas simples relacionadas con el estilo de vida son eficaces para prevenir la diabetes de tipo 2 o retrasar su aparición.

  • alcanzar y mantener un peso corporal saludable.

  • mantenerse activo físicamente: al menos 30 minutos de actividad regular de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana; para controlar el peso puede ser necesaria una actividad más intensa.

  • vigilar la composición corporal si ya nos encontramos en un peso saludable.

  • consumir una dieta saludable, que evite el azúcar y las grasas saturadas.

  • evitar el consumo de tabaco, puesto que aumenta el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags