UA-115521513-1

September 16, 2020

July 14, 2020

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Mitos y realidades sobre el consumo de huevo

¡Es más saludable consumir sólo las claras! ¡El huevo completo sube el colesterol!

Seguro has escuchado algunos de estos comentarios, los cuales son mitos muy comunes que giran en torno al consumo de huevo.

Son muchas las personas que llegan a separar una parte de la otra pensando que los huevos son dañinos para su salud, afectan su colesterol y aumentan el riesgo cardíaco.  Se piensa que la clara es la parte más saludable. Por otro lado, existen quienes creen que el problema de los huevos son las yemas y que para adelgazar y/o mantener su salud, deben comer únicamente la clara.

Entre los nutrientes de la yema, el colesterol ocupa un lugar importante y por ello, durante muchos años se creyó que consumir huevos podría incrementar el colesterol en tu cuerpo.

Por este motivo, durante décadas se recomendó limitar el consumo de huevos y/o comer las claras y desechar las yemas.

Sin embargo, actualmente existen pruebas suficientes para afirmar que esto es un gran error. Aunque es cierto que los huevos aportan elevadas cantidades de colesterol, contienen otros nutrientes que evitan que el colesterol aportado sea peligroso.

 

A continuación, te ayudaremos a aclarar todos eso mitos sobre el consumo de huevo entero mencionándote algunos de los beneficios de cada una de sus partes:

 

Claras

  • Las claras del huevo no tienen absolutamente nada de grasa. Tienen muy pocas calorías, lo que las convierte en un alimento muy saludable. El mayor riesgo aparece cuando consumimos, por ejemplo, un huevo frito, ya que el aceite incluye esa grasa tan peligrosa para nuestra salud.

  • Son ricas en vitaminas del complejo B.

  • Las claras tienen menos calorías que las yemas.

  • Suelen ser muy adecuadas para perder peso. Mucha gente las consume solas en sus desayunos porque tienen la virtud de aportar proteínas, vitaminas y, además, son saciantes. No se recomienda consumir “solo” clara de huevo en tus desayunos, es mejor si las combinas con otros alimentos para poder tener una alimentación completa. Por ejemplo, combinarlas con algunos vegetales

  • Las claras de huevo se utilizan para muchos remedios de belleza: actúan como excelentes reafirmantes para la piel, suavizantes y además, tratan cualquier tipo de irritación.

  • Las claras de huevo disponen además, de un tipo de péptido que nos permite reducir la presión arterial.

Yemas

  • La yema del huevo tiene más proteínas que la clara.

  • La yema es rica en grasas. Seguro que ya lo sabías. Su contenido es de unos 4 gramos de grasa por huevo, de las cuales, solo 1,5 son saturadas, es decir, grasas negativas. El resto, son grasas insaturadas y muy beneficiosas para el organismo. Su índice de colesterol es muy bajo y, por lo tanto, inofensivo para personas sanas. Si sueles tener el colesterol elevado puedes restringir un poco su consumo, pero no eliminarlo, puesto que su índice proteico es muy beneficioso.

  • La yema de huevo es una poderosa fuente de vitaminas y minerales. Es rica en hierro, fósforo, potasio y magnesio. En cuanto a las vitaminas, encontrarás las siguientes: vitamina A, E, D, B9 (ácido fólico), B12, B6, B2 y B1. Tampoco se debe olvidar que es uno de los pocos alimentos ricos en vitamina D.

  • Otro dato sobre la yema del huevo que no debemos pasar por alto: Dispone de una sustancia llamada colina. ¿Sabes para qué es beneficiosa? Para la salud cerebral, para nuestra memoria y para luchar contra enfermedades como el alzhéimer o las demencias.

  • La yema del huevo es además muy rica en lecitina. Lo que hace este elemento es unirse al colesterol para evitar que este sea completamente absorbido por nuestro organismo. La lecitina es parte esencial para nutrir y cuidar de nuestra médula ósea, del cerebro, el hígado, el corazón y el sistema nervioso. Cuida de nuestra salud cardíaca y, además, nos permite mejorar la memoria y la concentración.

  • Hay muchas personas que suelen consumir la yema de huevo cruda, o combinada con batidos, para obtener así todas sus proteínas. Es un error. Consumir las yemas crudas puede hacer que padezcamos enfermedades como la salmonelosis. Debes saber que siempre será mejor consumir las yemas cocidas, ya que las propiedades seguirán siendo las mismas y evitaremos cualquier problema. 

En cuanto a los índices de colesterol en la sangre, hasta un 80 % del que contiene nuestro organismo lo produce uno mismo y tiene más relación con el estilo de vida, estados de estrés y sedentarismo. El colesterol, tiene una proteína de alta densidad (bueno) y otra de baja (malo), y la proporción ideal es dos partes de bueno por una de malo; el huevo entero posee este equilibrio, por lo que ayuda a limpiar las arterias y venas de grasas saturadas. Para que se elevara por ingesta de huevo tendríamos que comer seis o más a diario.

 

Entonces, ¿Huevo entero o clara?

 

Depende de los objetivos de cada persona, ambas partes son saludables. La clara está libre de grasas y puede llegar a beneficiar a aquellas personas que demandan altas cantidades de proteínas. La yema, por su parte, aunque dispone de un pequeño índice de grasas saturadas, posee una vasta variedad de minerales, vitaminas, un extra de proteínas y algunas grasas saludables. La mejor recomendación es el consumo sólo de claras si nos encontramos en una dieta muy estricta en la que se requiere un consumo de proteínas elevado y mantener bajas las grasas como es el caso de los atletas, pero lo ideal para una persona promedio es consumir el huevo completo ya que los niveles de colesterol no son muy notables para ser tomados en cuenta; pero para aquellas personas que tengan su colesterol en supervisión, lo mejor será comer solamente la clara por su ausencia de grasas, junto a una dieta variada y equilibrada en ambos casos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags