UA-115521513-1
top of page

Beneficios de la actividad física en lumbalgia

LTF Aguirre MC, LTF Castro LA

La lumbalgia se define como la manifestación de dolor, tensión muscular o entumecimiento   que   se   localiza   de manera dorsal desde el borde inferior de la última costilla hasta los glúteos, con o sin alteraciones en miembro inferior.1

Puede clasificarse según su nivel de incapacidad en aguda cuando el dolor es menor a tres meses de duración, o crónica cuando el dolor es mayor a ese período y puede causar incapacidad.2 De acuerdo con la OMS, se estima que 619 millones de personas padecen lumbalgia, siendo esta la principal causa de discapacidad en todo el mundo.3

Esta alteración se presenta cuando las estructuras anatómicas de dicha zona fallan en su función biomecánica por falta de resistencia, fuerza y/o flexibilidad.4 Es por ello que, una forma de combatir esta situación es mediante un plan de tratamiento, enfocado en ejercicio terapéutico con el objetivo de fortalecer y aumentar la resistencia de la zona lumbar al mismo tiempo que se inhibe el dolor. Entendemos que, mantener la actividad física que el dolor permita es la mejor recomendación en comparación con el reposo absoluto, ya que éste prolonga el estado de lumbalgia y la incapacidad laboral; si en algún caso es necesario el reposo en cama, éste debe ser lo más breve posible y durar un máximo de dos días, ya que se estima que cada día de reposo en cama conlleva una pérdida del 2 % de la fuerza muscular.2

Un estudio reveló que el entrenamiento de resistencia de tronco con ejercicios localizados tales como extensión de tronco, reducen el dolor y mejora la función a las tres semanas después del inicio del tratamiento; el mismo se realizó para evaluar la eficacia del entrenamiento de resistencia de los músculos extensores de tronco sobre el dolor y la discapacidad en pacientes con dolor subagudo de espalda baja (de siete días a siete semanas desde el inicio del dolor). Es por ello, que los ejercicios de resistencia que incorporan los extensores de la espalda y los músculos abdominales, han sido propuestos para el tratamiento del dolor lumbar, debido a que las personas con mayores niveles de resistencia, fuerza muscular y mejor condición cardiovascular tienden a tener menos problemas de columna vertebral.



Es importante recordar que la efectividad de un buen plan de tratamiento y sus resultados a largo plazo, van acompañados de la supervisión del fisioterapeuta, ya que se ha comprobado que existe una relación con el mantenimiento de los beneficios obtenidos; además, la supervisión del entrenamiento permite al fisioterapeuta ajustar el programa de rehabilitación a los progresos que se produzcan en el paciente.

Beneficios

  • Disminución del dolor

  • Fortalecimiento muscular

  • Reducción de la tensión mecánica de las estructuras vertebrales

  • Mejora de la condición física

  • Prevención de lesiones

  • Mejora la postura y movilidad de los pacientes con dolor de espalda baja

  • Mejora la nutrición y salud de los discos intervertebrales y a la vez reduce el riesgo de desarrollar osteoartritis.

Referencias:

  1. Dada Santos M, Zarnowski Gutiérrez A, Salazar Santiz A. Actualización de lumbalgia en atención primaria. Rev.med.sinerg. [Internet]. 1 de agosto de 2021 [citado 2024 ene 04];6(8).

  2. Hernández Gabriel A., Zamora Salas Juan D. Ejercicio físico como tratamiento en el manejo de lumbalgia. Rev. salud pública [Internet]. 2017 Feb [citado 2024 ene 04]; 19(1): 123-128.

  3. OMS. Lumbalgia [en línea]. [accesado 04 Ene 2024]. Disponible en: Lumbalgia (who.int)

  4. Sánchez Pinilla RO. ¿Cuáles son los ejercicios indicados en la lumbalgia crónica y en la hernia discal?. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria. 27(1), 2020: 34-46.

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square