UA-115521513-1

¿Conoces los beneficios del aceite de uva?

Los beneficios de la uva son bien conocidos desde miles de años atrás, los filósofos griegos la consumían en forma de vino haciendo referencia a su gran poder sanador. Lo que hoy en día conocemos como aceite de uva es, en realidad, el aceite obtenido de las semillas de la uva, con un alto contenido en ácidos grasos esenciales oleico y linoleico. La obtención del aceite puede hacerse por presión en frío, por extracción supercrítica o incluso mediante solventes. El aceite de uva tiene un poder nutritivo bastante alto, es rico en proteínas, minerales y vitaminas.


Estudios demuestran que el extracto de semilla de uva tiene una alta actividad antioxidante y propiedades antimicrobianas, beneficiosas para la salud, puesto que coadyuvan en la prevención de enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento, estrés oxidativo y al cáncer.

¿Cómo es esto posible?

Debido a su alto contenido de antioxidantes tiene el poder de reducir la proliferación de las células cancerosas, algo que podría ser de ayuda para prevenir y/o controlar el cáncer acompañado de otros hábitos, tratamientos o recursos por supuesto, dentro de los polifenoles, destaca el resveratrol, este tiene efecto antiinflamatorio. Su poder antioxidante podría evitar la oxidación de lípidos en sangre y así, ayudar a prevenir la aterosclerosis, algo que muchos otros aceites y alimentos también logran cuando poseen variedad de nutrientes con función ante los radicales libres del oxígeno en nuestro cuerpo. Así, este aceite también se ve como un buen alimento para promover el funcionamiento cardiovascular y prevenir patologías asociadas.

El aceite de uva también evita los radicales libres de la piel, lo cual contribuye a conservar el colágeno, la elastina y demás propiedades que hacen que la piel se mantenga en buen estado. Asimismo, gracias a la cantidad de vitamina C, el aceite de uva, puede ayudar a aumentar la producción de colágeno, previniendo así la aparición de arrugas. también contribuye a la tersidad y suavidad de la piel, ya que ayuda a que se retenga la humedad en esta y evita la resequedad.

¿Y esta maravilla tiene algún defecto?

El sabor del aceite de semilla de uva virgen no le resulta agradable a muchos, la realidad es que resulta muy semejante al vino tinto, por lo tanto, si éste es de su agrado el aceite también lo será; en cuanto al aceite de semilla de uva refinado tiene sabor neutro, aunque similar perfil de ácidos grasos que la versión sin refinar, pero con menos minerales y polifenoles.

¿Se puede usar para cocinar?

Ambos son muy estables al calor, por lo que pueden usarse en la cocina tal como otros aceites e incluso, para freír, ya que su estructura no se modifica a altas temperaturas y podemos garantizar cierta calidad nutricional en el resultado final.

En conclusión, el aceite de semilla de uva es una maravilla que deberíamos considerar para tener en nuestra cocina siempre, y por el hecho de que contiene propiedades muy beneficiosas para el cuidado estético, es normal conseguir este producto también como parte de jabones, cremas, champús, lociones, aceites de baño, bálsamos, entre otros.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square