UA-115521513-1

IMPORTANCIA DE CONOCER TU COMPOSICIÓN CORPORAL

A lo largo del tiempo se han establecido diversos criterios antropométricos, para determinar el estado de nutrición de una persona, tales como peso, talla y el índice de masa corporal (IMC), sin embargo, es indispensable conocer la composición corporal, ya que un IMC en rangos normales, no asegura que los niveles de masa grasa y masa magra, sean adecuados.


Ahora bien, ¿qué es la composición corporal?, se refiere a la cantidad de agua corporal total, grasa, músculo y huesos. Su estudio permite cuantificar las reservas corporales del organismo y, por tanto, detectar y tratar problemas nutricionales como situaciones de obesidad, en las que existe un exceso de grasa o, por el contrario, desnutriciones, en las que la masa grasa y la masa muscular podrían verse disminuidas en gran medida. Así mismo, hay diversos factores que la determinan, entre los cuales se encuentran: el género, la edad, el biotipo de la persona, los hábitos nutricionales, la actividad física y la presencia de alguna patología.


Por lo tanto, la masa muscular o músculo esquelético conforma aproximadamente un 40% a 45% del peso total, es el componente más importante y es reflejo del estado nutricional de la proteína. En cambio, para el caso de la masa grasa, en hombres, el porcentaje puede representar entre el 20-25% del peso corporal mientras que, en mujeres, es de 25-30%. En personas que practican algún deporte, puede llegar a 10% en hombres y 15% en mujeres y en obesos ser el 50%.


Cabe mencionar que, el tejido adiposo en el organismo, interviene en funciones como: el gasto energético, el equilibrio térmico y la inmunidad, por lo cual, es esencial tomar en cuenta que la alimentación y actividad física, deben estar guiados por profesionales, ya que en ocasiones se practica ejercicio de forma exagerada y dietas hipocalóricas o con un consumo muy bajo de grasas, dando como resultado consecuencias negativas para la salud dentro de las cuales están:

  1. Mal funcionamiento cardiovascular

  2. Alteraciones del sistema nervioso central.

  3. Alteraciones gastrointestinales.

  4. Fatiga mental y física por la falta de energía.

  5. Sensación de frio permanente.

  6. Pobre desempeño físico.

  7. Debilidad muscular.

  8. Deficiencias de las vitaminas liposolubles como la A (problemas de visión, piel reseca, reducción de la función inmunológica), D (problemas de los huesos: aumento de su fragilidad) y K (problemas de coagulación).

  9. Alteraciones metabólicas.

Para concluir, como se mencionó anteriormente es necesario alimentarse y ejercitarse de manera apropiada, y de la mano de profesionales, pues son innumerables los beneficios que conlleva tener una composición corporal saludable, independientemente del tipo de medición que se emplee para determinarla.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square